Inicio / Información del Municipio / Historia / HISTORIA DE LA ÉPOCA COLONIAL EN ACAJUTLA (1532).

HISTORIA DE LA ÉPOCA COLONIAL EN ACAJUTLA (1532).


Foto ilustrativa tomada de: https://www.taringa.net/+apuntes_y_monografias/historia-de-la-colonizacion-de-el-salvador_tztjz

A fines de 1532 se establecieron en Acajutla los Capitanes Pedro Portocarrero y Diego de Rojas, a quienes el Gobernador y Capitán General de Guatemala Don Pedro de Alvarado les encomendó la conquista y pacificación de los pueblos indígenas de las costas del bálsamo.

En 1540 partió del Puerto de Acajutla la gran armada construida por Don Pedro de Alvarado y destinada para llevar a cabo la conquista de las islas Molucas o de las Especiarías. Constaba la escuadra de 11 buques y llamabase “Santiago” la nave capitana, y todos se hicieron a la vela “con vistosos adornos, estandartes, banderas de cuadra, flámulas, grimpolas y gallardetes”, según refiere Bernal Díaz del Castillo.

En 1550 tenía unos 100 habitantes.

Entre los Alcaldes Mayores de Acajutla, en los comedios del siglo XVI, figuran Gonzalo de Alvarado, en 1552, quien aprobó la villa del Espíritu Santo, más tarde llamada de la Santísima Trinidad de Sonsonate, y Don Francisco Del Valle Marroquín en 1553.

En carta de Relaciones, de 8 de marzo de 1576, el oidor licenciado Don Diego García de Palacio dice so siguiente al Rey de España Felipe II: “En los términos y costas de estos Izalcos, está el Puerto de Acajutla, donde surten y están los navíos que andan al tracto del dicho cacao y mercadería que viene del Perú y Nueva España (México)”.

 “También ha querido decir que es bueno y suficiente para la correspondencia a Perú, y vuestra Majestad, fuese servido que la que ahora hay en tierra firme (Panamá) se pasase a esta provincia. Está en altura de 13 grados y 36 minutos, y por la diferencia del meridiano de Sevilla al de esta tierra y declinación se le da 4 minutos, con que serán 13 grados. Y cuarenta minutos. Corres leste-hueste y está desabrigado del sur y sus colaterales. Es una playa de mucha resaca y tumbo, y no tiene facción ni talle de puerta, de mala y enferma posición, sustentarse los navíos que allí surgen con todos los daños dichos, porque hacen la mar en una arrecife que hay en la dicha playa una vuelta y resaca de mar tan fuerte que hace estar los navíos suspensos sin hacer fuerza en los cables áncoras, y este solo beneficio tiene para tantos daños y la necesidad precisa de que él tienen y falta de otro tal en toda esta comarca y comodidad cercanía en que se hallan los vencidos y mercaderes de la villa de Trinidad (de Sonsonate) que está poblada en los dichos Izalcos”. Por su parte el cosmógrafo-cronista Don Juan López de Velasco, en su codisima “Descripción Universal de las Indias y demarcación de los Reyes de Castilla” (1571-1574), dice:

“Puerto de Acajutla en 13 grados de altura, 3 leguas de la villa de la trinidad (de Sonsonate) es el principal puerto de ésta Provincia por donde entra y sale toda la contratación que en ella se hace para Nueva España (México) y el Perú.”

Y al hablar de la villa de la Santísima Trinidad de Sonsonate dice el versado cosmógrafo-cronista:

“La tierra de su comarca… es muy fértil de frutos de la tierra y de España, y señaladamente de cacao, más que otra tierra ninguna, de que se saca por el Puerto de Acaxutla, que está tres leguas de ella, cada año en calidad de Trescientos Mil ducados.

En el año 1579 las autoridades coloniales tuvieron que hacerle frente al grado de problemas creados por la presencia, en los mares del sur del más grande de los corsarios de su época: Sir Francis Drake.

Dice el cronista Don Francisco de Fuentes y Guzmán, en su #Recordación Florida”, que el año 1577 habiendo entrado como fortísimos caballero y peritisimo en las cosas marítimas Francisco Drake de nación Inglés, en el Mar del Sur, por el estrecho de Magallanes, por el mes de junio de 1579 se hallaba este memorable pirata en nuestra costa para arribar al Puerto de Acaxutla, si bien destrozado y con pocas naves.”

Ante la presencia del corsario, el capitán General del Reino de Guatemala señor García de Velarde, convocó a todos los caballero y capitanes de la colonia, a hacerle ruda resistencia al enemigo.

Dichosamente, Drake no desembarcó entonces; pero años más tarde, en 1586, volvió a aparecer a la altura del Puerto de Acajutla y dio mucho que hacer a los colonos, pues en la defensa de la provincia de los Izalcos, pasaron entretenidos en campañas y funciones militares en el término de ocho meses sin más novedad que la de estar el enemigo “Arribado al puerto barlovento dice el mimo Fuentes y Guzmán, unas veces apareciendo y otras fallando a las vistas de las vigías, y centinelas que hacían mayor el cuidado de sobreguarda tanta costa de tierra abierta, desde 27 de junio (de 1586) hasta el 12 de febrero de 1587, en que reforzándoles avisos, de ser surto de su embarco y estar saltando en tierra, como de hecho salió a ella saltando en el Puerto de Tonalá y marchando hasta la Hacienda, que hoy (1690) es de los hijos de don Antonio y Guinea y Murga.”

En la “Relación breve y verdadera”, crónica franciscana de 1586, hablando de la villa de la santísima trinidad de Sonsonate, se dice que está a “Tres leguas del mar del sur, donde hay una playa (Puerto de Acaxutla) poco segura, adonde acuden a tomar fresco los navíos que van y vienen del Perú y de la Nueva España (México), y a embarcar cacao que se saca de los Izalcos sobredichos, acude allí mucho bálsamo.

A fines del sigro XVIII, el Puerto de Acajutla había decaído muchísimo, pues el arzobispo Don Pedro Cortes y Larraz dice en 1770 lo siguiente:

“Para hacerme cargo de ciertas montañas y situación de algunos pueblos (del curato de Sonsonate) pase a lo que se dice puerto de Acajutla, y fue en ocasión que había una fragata del Perú, que aun siendo muy chica, estaba ancorada como a dos leguas según el juicio que formé. En dicho puerto hay dos cortos edificios, sin otro fin que poner en ellos la carga, pero sin algún resguardo.

En la orilla de la mar había bastante multitud de mozos y muchachos enteramente desnudos, que pasaban en el agua todo el día sin ocupación, sin crianza y sin vergüenza.”

“Dije al cura y al Alcalde Mayor: que como permitían aquella multitud de gente abandonada, y me respondieron: que mientras hay fragata a la vista es imposible el remedio, porque desde la llegada a la vuelta no hay remedio de sacarla del agua. Inquirí cuanto tiempo podía permanecer y me dijeron: ochos meses y aún más.”

Los “cortos edificios” a que alude Monseñor y más que alguno elevó a la categoría de Forntín Español, con 8 ó 10 piezas de artillería, fueron bárbaramente demolidos en 1952 por el Instituto de Vivienda Urbana, perdiéndose así con esos restos históricos de la colonia.

Fuente de Información por: Moisés Eduardo Alas Palucha, se desconoce la fuente original.

PATROCINADORES:

A cerda de Rigo Escobar

Ver también...

EL FLECHAZO DE ALVARADO

Consecuentemente, el resultado de la sangrienta batalla del 8 de junio del año 1524 escenificada …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.